sábado, 11 de marzo de 2017

Óxido nitroso como analgésico del parto

El dolor durante el parto es una preocupación importante para las embarazadas ya que puede ser uno de los dolores más intensos que experimente la mujer a lo largo de su vida.
En nuestro medio, existen varias técnicas para aliviar el dolor de la mujer en el parto. La analgesia epidural es la técnica más efectiva para el dolor, pero hay limitaciones como el bloqueo motor. Dentro de las alternativas a la epidural, la utilización del óxido nitroso es uno de los métodos más eficaces y con menos efectos secundarios. Su administración, al 50% junto con oxígeno, se realiza de manera habitual en países como Canadá, Inglaterra, Finlandia, Suecia y Australia, que describen la utilización de esta técnica analgésica en el 40-60% de los partos.
La mezcla de óxido nitroso posee efecto analgésico con disminución del umbral de percepción de diferentes estímulos dolorosos. El mecanismo de acción se desconoce, se baraja la hipótesis de que el óxido nitroso afecta al cerebro y éste modula el estímulo doloroso disminuyendo la transmisión nerviosa en la médula espinal.
Este tipo de analgesia no elimina por completo el dolor de las contracciones si no que ayuda a llevarlas mejor, por lo que la mujer puede llevar un mejor control de su proceso de parto, saber en todo momento lo que ocurre en su propio cuerpo y experimentar la sensación de un parto natural.  La mezcla de óxido nitroso no es un analgésico muy potente para el parto, pero según la literatura científica, es seguro para la mujer y el recién nacido.

VENTAJAS:
·       Alivia el dolor de la contracción en el pico máximo considerablemente.
·       Rápida acción
·       No hay riesgo de sobredosis porque se elimina rápidamente.
·       Inocuo para el feto.
·       No afecta a la dinámica de la gestante.
·       No aumenta el número de cesáreas ni partos instrumentados.
·     Su uso no impide empujar a la mujer y puede dilatar o parir en cualquier posición (no bloqueo motor).
·       No afecta a la lactancia materna.
·       El 85% de las mujeres que lo usan se manifiestan satisfechas.
·       Bajo coste económico.

DESVENTAJAS:
·       Es un analgésico moderado. No neutraliza de todo el dolor, y puede resultar insuficiente para algunas mujeres con dolores más intensos.
·       Efecto sedativo. Puede provocar somnolencia.
·       Su uso continuado puede provocar náuseas, sobre todo al principio de su uso, debido a una succión descontrolada.
·       Provoca sequedad de boca.
·       La inhalación requiere colaboración.
·       Corta duración del efecto analgésico.

¿CÓMO SE UTILIZA?
La mujer debe sostener el tubo con su mano, que lleva una pipeta con filtro para que se la ponga en la boca. El gas sólo sale si se succiona.

La inhalación debe comenzar tan pronto como empiece la contracción y antes de la aparición del dolor. El óxido nitroso comienza a hacer efecto a los 20 segundos y tiene su pico analgésico a los 50 segundos, por lo que se debe hacer coincidir ese pico  máximo de la contracción (con el acmé). Esto es fundamental para lograr el éxito del alivio del dolor con este tipo de analgesia.
La parturienta debe respirar normalmente durante la contracción (sin hiperventilar). Las inspiraciones lentas y profundas son las más eficaces por lo que la matrona enseñará a la mujer a  realizarlas para evitar la sensación de mareo.  Lo más conveniente sería realizar la inspiración por la boca y la espiración por la nariz.
En cuanto empiece a disminuir el dolor se debe interrumpir la inhalación.
Si se utilizara durante el periodo del expulsivo se aconseja inspirar 2 o 3 veces profundamente antes de cada pujo.  Es fundamental la relajación y concentración de la gestante.

El oxido nitroso se puede utilizar durante cualquier etapa del parto y la mujer puede estar en cualquier posición durante su uso, incluso se usa en el parto en el agua.

Su uso en obstetricia no tiene casi contraindicaciones, solo en gestantes epilépticas o con otros problemas del SNC.

Las reacciones adversas  que puede provocar en las embarazas son: hipoxemia, aumento de nauseas y vómitos, depresión de conciencia o parestesias. Estas reacciones desaparecen a los pocos minutos de suspender la inhalación de la mezcla ya que el óxido nitroso se elimina rápidamente por vía pulmonar.

En cuanto a los efectos neonatales, se ha visto que el óxido nitroso puede traspasar la placenta, pero no tiene ningún efecto negativo sobre el feto.


Las mujeres deben tener acceso a una variedad de medidas para hacer frente al dolor del trabajo de parto y así poder elegir la que más se adapte a sus necesidades.  Entre estas opciones el óxido nitroso puede ser una alternativa eficaz  ya que, aunque no es un analgésico muy potente, casi no tiene efectos secundarios, es fácil de administrar y es un método seguro tanto para la madre como para el recién nacido.

Autora del post: Emma García Rodríguez EIR de Matrona de 2º año, Unidad Docente de Matronas del Hospital del Río Hortega-Valladolid-España

No hay comentarios:

Publicar un comentario