¿Aún no nos sigues en nuestras RRSS?

¿Aún no nos sigues en nuestras RRSS?

                                                   

jueves, 11 de octubre de 2018

Las mujeres en la Prehistoria están cambiando

Pero, ¿cómo puede cambiar algo que ya ha ocurrido? Efectivamente no podemos cambiar el pasado ni a las mujeres de los inicios de nuestra especie. ¿Entonces qué significa este cambio? Significa que estamos derribando mitos sobre las mujeres prehistóricas, y más allá; aquello que creíamos constatado e investigado en profundidad por expertos.

De musas a creadoras
Cuando en 1893 E. Piette descubrió la conocida como Venus de Brassempouy, dio comienzo a una serie de hallazgos: las venus paleolíticas, siendo la más famosa de ellas la Venus de Willendorf.

¿Por qué “Venus”? Aunque es una idea desechada actualmente, una de las primeras interpretaciones de estas esculturas fue que encarnasen el ideal de belleza femenino de la época, persistiendo hoy en día tal nombre.
Se inició en Arqueología y Antropología un verdadero debate sobre su origen, uso, datación y, sobre todo, significado. Desde los que las relacionaban directamente con la fertilidad, bien como algo religioso o biológico, hasta a los que las entendían como símbolo de la división del trabajo, pasando por las que veían en ellas una representación de las mujeres como objetos sexuales.
Siempre se habían asociado sus formas desdibujadas (mamas, nalgas, muslos y vulva prominentes frente a pies y brazos pequeños) y la asiduidad con la que estas estatuas parecían estar gestando a conceptos de fertilidad, sexualidad, reproducción y maternidad. De hecho, hasta 1994 se había dado por hecho que las figuras eran mujeres desnudas, hasta que Elizabeth W. Barber identificó ropajes y complementos.
Un artículo publicado en 1996 y recientemente viralizado en internet, en redes sociales, puso en el punto de mira las anteriores suposiciones. En “Toward decolonizing gender: Female vision in the Upper Paleolithic”, Catherine Hodge McCoid y LeRoy D. McDermott lanzan una nueva conjetura: que fuesen las propias mujeres del Paleolítico, frecuentemente embarazadas, las que exploraban su anatomía para después plasmarla en estas estatuillas.



Dicho artículo, que pudo pasar como una propuesta más acerca de la significación de estos objetos, se vuelve subversivo al observarse que, por primera vez, se pone a la mujer como sujeto activo en todo este asunto. Es la mujer la que talla y decora una figura a su imagen y semejanza, y no la mera inspiración para un artista masculino.
Se pueda algún día confirmar o no alguna de las múltiples teorías sobre las Venus paleolíticas, se deja en evidencia el hecho de que, durante todo un siglo todos los que estudiaban el tema tenían un punto en común: situar siempre a la mujer como musa y nunca como artista. Esto define más el punto de vista de nuestra era que de las pasadas.
¿Las Venus la excepción?
Si ya es provocador hablar de que las mujeres esculpían mujeres, ¿qué hay del otras las artes?
Las pinturas rupestres son ampliamente conocidas, aunque no todos hayan imaginado alguna vez que las mujeres también participasen de esta actividad. Estudios recientes apuntan a que ambos géneros participaban, teniendo las mujeres una producción incluso mayor.
No es innovador presentar a la mujer prehistórica como diseñadora y fabricante de ropas y textiles, sin embargo, esto no se ha atribuido tradicionalmente como más que parte su rol de cuidadora que permanecía en la cueva o asentamiento. En cambio, no se pone el valor el hecho de que ya en estos tiempos se constata, a través de grabados, la existencia de un artilugio que permitían ampliar y mejorar la producción: el telar. De nuevo, es más habitual visualizar a una mujer tejiendo que diseñando y construyendo el telar.
De cuidadoras del hogar voluptuosas a exploradoras fuertes.
Aún se pueden encontrar muchas más disrupciones con el concepto que se tiene de las mujeres en la Prehistoria.
La primera mujer catedrática en el Museo Nacional de Dinamarca, Karin Margarita Frei, ha realizado investigaciones que prueban que existían mujeres que viajaban sin compañía de hombres y se integraban en otras sociedades durante la Edad de Bronce, siendo vehículos del intercambio cultural.
En un terreno más biológico, se ha determinado que la mujer media de la Prehistoria en Europa Central tenía una fuerza superior a las deportistas de élite de hoy en día, fruto tareas que la requerían, asignadas tradicionalmente al rol de los hombres coetáneos.
La nueva mujer prehistórica
Estamos ante una verdadera revolución de muchas creencias sobre las mujeres prehistóricas, demostrando que en la interpretación de la historia vemos lo que nuestra mirada nos deja ver.
Se entiende entonces, que lo que permitirá acercarse a la verdad de los hechos, lo más científico, será dejar de lado prejuicios y asunciones al estudiar nuestra historia.
“El patriarcado es como el elefante en la habitación del que no se habla, pero cómo no afectar al planeta radicalmente cuando es la superestructura de la sociedad humana”. Ani DiFranco, cantautora e icono feminista

Autora: Mónica Viñas Hernández
EIR de Matrona. Unidad Docente de Valladolid. España

Referencias:
Strand, E. B. A., Frei, K. M., Mannering, U., & Nosch, M. L. B. (2018). La donna è mobile. Biographies of mobile women in ancient European societies. Vetus Textrinum: Textiles in the Ancient World. Studies in Honour of Carmen Alfaro, Barcelona, 7-17.
Macintosh, A. A., Pinhasi, R., & Stock, J. T. (2017). Prehistoric women’s manual labor exceeded that of athletes through the first 5500 years of farming in Central Europe. Science advances, 3(11), eaao3893.
Rabazo-Rodríguez, A. M., Modesto-Mata, M., Bermejo, L., & García-Díez, M. (2017). New data on the sexual dimorphism of the hand stencils in El Castillo Cave (Cantabria, Spain). Journal of Archaeological Science:
Reports, 14, 374-381.
Allison J. Tripp, Paleolithic art, The International Encyclopedia of Human Sexuality, (861-1042), (2015).
Nowell, A., & Chang, M. L. (2014). Science, the media, and interpretations of Upper Paleolithic figurines. American Anthropologist, 116(3), 562-577.
White, R. J Archaeol Method Theory (2006) 13: 250. https://doi.org/10.1007/s10816-006-9023-z
McCoid, C. H., & McDermott, L. D. (1996). Toward decolonizing gender: Female vision in the Upper Paleolithic. American Anthropologist, 98(2), 319-326.
Barber, E. W. (1995). Women's Work: The First 20,000 Years Women, Cloth, and Society in Early Times. WW Norton & Company.
https://qz.com/quartzy/1399713/a-different-view-of-gender-in-prehistoric-society-and-art/
https://marmotasesina.wordpress.com/2017/12/12/mujeres-liticas/