sábado, 29 de diciembre de 2018

¡CUIDADO CON LAS INFUSIONES!

Infusiones, hay muchísimas en el mercado, las relacionamos con ser naturales, digestivas, y nos apetecen para entrar en calor ahora en el frío invierno. Una infusión es aquella bebida obtenida a partir de hierbas secas o frutos deshidratados a las cuales se les vierte agua hirviendo y se deja en infusión unos 5 minutos. Así se obtiene una bebida que contiene partes solubles en agua de la hierba escogida presentando un sabor y olor característico. 
Existe una sensación generalizada de inocuidad y seguridad alrededor de estos productos. Es frecuente que la familia, los amigos y los propios profesionales sanitarios las recomienden a las  mujeres embarazadas.
¿Pero verdaderamente son inocuas?

Una gestante del primer trimestre nos preguntó si podía tomar infusiones de Menta Poleo; decidimos consultarlo en la página de facebook de Edublog Enfermería entre nuestros seguidores y en muy breve tiempo respondieron 171: el 63% de los encuestados piensa que no hay problema, el riesgo es muy bajo. Nuestra pretensión era generar duda, debate...para favorecer el aprendizaje. 
Para revisar el riesgo de cualquier fármaco, infusión o producto durante la lactancia os recomendamos  utilicéis  la aplicación e- lactancia. org  
La respuesta es que la embarazada no debe tomar infusiones de menta poleo, tampoco durante la lactancia porque el riesgo es alto. La pulegona es abortiva y tóxico hepático, renal y neurológico. Se encuentra muy concentrada en el aceite esencial y mucho menos en las infusiones, pero se han dado casos mortales o gravísimos en lactantes que tomaron pequeñas cantidades de infusión. ⛔️☕️






La OMS define la medicina herbal como "cualquier medicamento, preparación u material a base de plantas o hierbas, y productos que contienen como principio activo partes de plantas".
La infusión de manzanilla no se debe tomar en gran cantidad ni reiteradamente por efecto uteroestimulante; la tila y la valeriana no cuentan con estudios que avalen su seguridad; el té está desaconsejado por contener estimulantes; la menta y menta poleo puede facilitar abortos.
En algunos países de Latinoamérica, el uso tradicional de plantas durante el embarazo y más tarde durante el parto sigue siendo una práctica establecida dentro de la connotación cultural. Combinaciones de manzanilla y canela, linaza, malva...La frecuencia del consumo diario ( de 1 a 2 vasos) de infusiones basadas principalmente en manzanilla, podría ser una de las razones que causan complicaciones en el parto.
Hay pocos estudios de investigación que informen a los profesionales sanitarios para que, a su vez, ellos puedan informar a las embarazadas sobre la seguridad de las infusiones. 

Bibliografía:
Carrasco, Á. M. M., Neto, M. R., & Rodriguez. (2017).  Seguridad de la toma de infusiones herbales en el embarazo: manzanilla, valeriana, tila, té y Menta Poleo. Enfermería Docente, 2(109), 77-78
Dayanara, R., María, S., Fern, M., Isabel, V., & Josué, S. (2018). Complications in the Childbirth of Infusions of Medicinal Plants in Women Who Come to the San Luis De Otavalo Hospital 2016. Journal of Clinical Images and Case Reports2017.
Kıssal, A., Güner, Ü. Ç., & Ertürk, D. B. (2017). Use of herbal product among pregnant women in Turkey. Complementary therapies in medicine30, 54-60.
Caiza, T., y Maribel, I. (2018). Programa educativo sobre los beneficios y los riesgos en el uso de hierbas medicinales durante el embrazo y el trabajo de parto en pacientes atendidos en el hospital general Puyo (tesis de licenciatura).

jueves, 27 de diciembre de 2018

Antes del embarazo: acude a la CONSULTA PRECONCEPCIONAL

Falta mucho trabajo de educación para la salud dirigida a mujeres, sus parejas y a la población general sobre esta actividad tan importante, la consulta preconcepcional.  Durante el año previo al embarazo deberíamos informar a las parejas que desean ser padres, de esta consulta de prevención primaria, porque lo que quieren ellos y queremos todos, es que sus hijos nazcan sanos.
 En este reciente estudio de Rebollo Garriga et al  se comprobó que sólo el 4% de las mujeres solicitan de forma activa esta consulta. Quizás desconozcan a qué profesional acudir. Dentro del equipo de atención primaria pueden solicitar información a los médicos de familia, a las enfermeras y como profesional referente a su matrona.  O quizás, no hayan planificado el embarazo, por tanto habría que hacer hincapié en las actividades de planificación familiar, para ellos debe ser un derecho recibir esta información. 
En los Países Bajos , tras una campaña de concienciación sobre la salud preconcepcional, ésta se asoció a mejores hábitos de vida preconcepcionales y al mayor conocimiento y uso de esta consulta llevada por matronas comunitarias. 
 La finalidad  de la consulta preconcepcional es identificar y modificar los riesgos biomédicos, conductuales y sociales, tanto maternos como paternos, antes de la concepción, para evitar problemas en la salud de las gestantes y de sus futuros hijos. Aunque la mitad de los embarazos son programados,  son pocas las mujeres que acuden a la visita preconcepcional a pesar del beneficio que supondría a nivel biopsicosocial.
 La consulta preconcepcional debe formar parte de la asistencia prenatal de todas las mujeres, independientemente de su estado de salud. Alienta a las parejas a considerar su responsabilidad de ser padres y debería ser firmemente fomentada su implantación en nuestro entorno. Las opciones para poder mejorar la salud de la mujer y el resultado de su embarazo serán menores en el momento de la primera consulta prenatal, por muy precoz que ésta sea. La organogénesis como periodo de mayor vulnerabilidad para el embrión, tiene lugar en las 10 primeras semanas después de la última menstruación (entre el 17º y 57º día después de la fecundación), y por tanto, en numerosas ocasiones, antes de que la mujer sepa que está embarazada y tenga la oportunidad de acudir a un programa de asistencia prenatal, momento en que ya es tarde para evitar lesiones sobre el embrión. Más allá del impacto que dichas malformaciones tienen para la epidemiología y la salud pública, hay que considerar los problemas psicosociales así como el elevado coste sanitario que se genera en cada nacimiento con algún defecto congénito. Los profesionales de enfermería, al igual que el resto de profesionales sanitarios, deben hacer llegar a la población la información basada en datos científicos para mejorar la salud materno-infantil. 

                                                                         Imagen:  con permiso de Tocaya

martes, 25 de diciembre de 2018

¿Embarazada? consume alimentos ricos en omega-3

Las embarazadas nos exponen infinidad de preguntas sobre la alimentación, entre ellas sobre el consumo del pescado. Al igual que para la población general, con el fin de evitar el Anisakis (parásito que puede encontrarse en el pescado, calamar, pulpo o sepia) se recomienda la congelación previa al consumo durante 5 días. Pero hoy vamos a compartir una actualización de la literatura científica (dic 2018) sobre  el consumo de pescado y  la suplementación de omega 3 durante el embarazo.


El pescado es un alimento saludable con bajo contenido en grasas saturadas y alto contenido en proteínas. Es la principal fuente de dos ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga ( PUFA n-3 u  omega-3): ácido eicosapentaenoico(EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).  
La ingesta de omega-3 en la embarazada es necesaria para el desarrollo visual y cognitivo óptimo de la descendencia. Sin embargo, el consumo de pescado también expone a las mujeres al metilmercurio y a otras sustancias contaminantes. El cerebro fetal es el tejido más sensible a los daños producidos por mercurio, es por esto que debe de evitarse el consumo de pescado con niveles moderados de mercurio como el Pez Espada, Tiburón, Lucio o el Atún Rojo en embarazadas, mujeres lactantes y niños de corta edad.
Aconsejamos a las mujeres una ingesta de al menos 200 a 300 mg/ día de DHA que provenga fundamentalmente de pescado, esto equivaldría entre 2 a 3 raciones de pescado azul a la semana salmón, sardinas... Para las mujeres embarazadas que no pueden consumir pescado, se sugieren otras fuentes como suplementos DHA sintetizados por algas, alimentos fortificados con DHA, leche, nueces, almendras, huevos...
Aunque los resultados de los estudios son dispares, se ha sugerido la administración de suplementos de aceites marinos omega 3 durante la gestación para prevenir la prematuridad, la eclampsia y para incrementar el peso al nacer. Otras posibles ventajas son el mayor desarrollo cerebral, menor riesgo de parálisis cerebral y de depresión puerperal. 
Fuente principal: UpToDate. Emily Oken ( sede Web). Fish consumption and docosahexaenoic acid (DHA) supplementation in pregnancy. 81 citas, revisión dic 2018.

jueves, 11 de octubre de 2018

Las mujeres en la Prehistoria están cambiando

Pero, ¿cómo puede cambiar algo que ya ha ocurrido? Efectivamente no podemos cambiar el pasado ni a las mujeres de los inicios de nuestra especie. ¿Entonces qué significa este cambio? Significa que estamos derribando mitos sobre las mujeres prehistóricas, y más allá; aquello que creíamos constatado e investigado en profundidad por expertos.

De musas a creadoras
Cuando en 1893 E. Piette descubrió la conocida como Venus de Brassempouy, dio comienzo a una serie de hallazgos: las venus paleolíticas, siendo la más famosa de ellas la Venus de Willendorf.


sábado, 8 de septiembre de 2018

Enfermería Informática

Los tiempos en los que vivimos han sufrido muchos cambios, a manera exponencial (por decirlo de una forma), nuevas tecnologías, investigaciones, actitudes sociales, etc. han aparecido en los últimos 20 años del siglo pasado y en estos  17 del siglo XXI. Esto  favoreció a la propagación de nuevos términos, nuevas ramas para la ciencia, nuevas soluciones que se apoyan en estos nuevos desarrollos.