jueves, 25 de mayo de 2017

La Banda sonora de nuestra vida. Musicoterapia

La musicoterapia es una disciplina terapéutica que utiliza los elementos de la música como medio para facilitar diferentes procesos de salud  en las personas. Nuestras vidas transcurren en mitad del ruido de la calle, trabajo, casa... y cuando el ruido se convierte en música nos adentramos en una esfera mágica. La música es un elemento enriquecedor de nuestro día a día y está al alcance de todos. Nos acompaña en momentos de diversión, provoca emociones, permite liberar la mente junto con el baile y fomenta el desarrollo del oído , creatividad, mejora la comunicación...con todos estos efectos está claro que ayuda a mejorar nuestra salud mental.
  ¿Os imagináis una vida sin música? todos tenemos una canción que nos evoca  a un momento o situación del pasado como la canción que pusimos en el baile de nuestra boda, la que sonaba cuando estábamos con los amigos disfrutando de un buen rato, o la que nos cantaban nuestros padres cuando nos hacíamos una herida en la rodilla. Y es que de forma inconsciente se va escribiendo la Banda Sonora de Nuestra Vida y se graba para siempre en la memoria. La música es beneficiosa en condiciones normales, pero en el embarazo ¿puede beneficiarnos también?  La respuesta es si ; la mujer embarazada tiene aumentada la sensibilidad y además la comunicación de nuestro hijo con el mundo exterior se produce sobre todo gracias al sentido de la audición. El oído se desarrolla entre las 8 semanas del embarazo y los 6 meses. Al principio los sonidos se perciben en forma de vibraciones que fluyen a través del líquido amniótico  y le producen un masaje en todo su cuerpecito. La voz de la madre y el latido cardíaco son sus primeras experiencias de seguridad y presencia de otras personas. Por eso el contacto piel con piel, del que ya hemos hablado, les proporciona tranquilidad tras el nacimiento. Y es que nuestro cuerpo es un instrumento lleno de posibilidades. 


Debemos tener presente que la sobreestimulación no es buena. Por eso hay que usar la música o los sonidos de forma equilibrada y con sentido común, como cualquier cosa en la vida.
Voy a explicaros los beneficios principales de la musicoterapia prenatal: 
-El primero es vincular la relación entre los que están y el que llega. Una de las vías de conducción del sonido es la vía ósea; es decir, los huesos. La columna vertebral de la mamá es puente de conexión entre las cuerdas vocales y la pelvis. Cuando habláis, este sonido se transfiere hasta la parte más baja de la columna. Otra aplicación de esta teoría es el canto prenatal; es decir cantar a vuestros hijos. No es necesario ser un soprano ni entonar una melodía muy elaborada. Los padres también pueden hablar a los hijos durante el embarazo, mejor a través de la oreja de la madre, pero también puede a través de la brarriguita, esto favorece que los bebés pongan ahí su oído para escuchar mejor , transmitirles cercanía y crear un vínculo afectivo entre padre-hijo/a. ¿Qué fué antes el huevo o la gallina? Pues en nuestro caso sentimos antes de comprender lo que nos rodea.
 -El segundo se relaciona con las necesidades de la futura mamá. Escuchar la música que nos gusta, genera liberación de las hormonas del placer. Estas endorfinas que se transportan en la sangre, hace que se cree un ambiente intrauterino ideal para el desarrollo fetal. Ninguna música en sí misma es perjudicial. Las vibraciones rápidas generan nerviosismo y las lentas relax. El volumen alto genera plenitud y el bajo intimidad. Lo importante es mantener un equilibrio, un volumen adecuado y saber qué es lo que a vosotras os aporta bienestar y no estrés. Es decir, por ejemplo podemos escuchar a los Rolling Stones en un ambiente de bienestar si esto nos agrada. También podemos escuchar a Vivaldi, Mozart o el sonido de las olas...La música clásica favorece la relajación y no debemos abusar de los sonidos estridentes. Pero insisto, se trata de saber lo que os produce bienestar.
-El tercero tiene que ver con la estimulación del bebé antes de nacer. Son muchos los estudios que dicen que el uso de la música, el canto, hablarles desde pequeños, proporcionan estímulos que mejoran el desarrollo de las redes neuronales y del sentido del equilibrio y del oído. También, con una correcta estimulación los recién nacidos están más alerta, duermen mejor y responden a las voces que oyeron en el útero incluso, aparecen los primeros recuerdos. En un artículo del diario el País,  nos cuentan  cómo una madre le cantaba a su hija durante el embarazo: "froto, froto, froto, pico, pico, pico, palmoteo, palmoteo, palmoteo" a la vez que sus dedos tamborileaban su cuerpecito. Cuando su hija tenía tres años de edad y ella de nuevo estaba embarazada,  le pidió a la pequeña que cantase algo a su hermanito y ésta empezó a tararear la misma canción.

Veamos algunos ejemplos de cómo usar la música: 
Música relajante:  Sonata Claro de Luna (Beethoven), Adagio (Albinoni), Enya,  casi todas las obras de Mozart...podéis buscar en youtube música prenatal y aparece una amplia selección.
Práctica sonora: Elige una música rítmica como un vals y múevete siguiendo sus compases. Observa las sensaciones que recorren tu cuerpo . No hace falta que bailes bien, solo déjate llevar. Visualiza a tu hijo/a danzando contigo dentro del vientre, feliz. Cuando termine la canción descansa y observa lo que sientes. 
Canto prenatal: Hay muchas posibilidades, bastaría con emitir sonidos desde la garganta que resuenen en todo el pecho o una canción de cuna como las que nos cantaban nuestras madres. 

"La experiencia es el principal arquitecto del cerebro humano. Este es sumamente sensible a las experiencias a través de toda su vida, pero las que suceden al comienzo, son las que lo organizan"
 Dr Thomas Verny

Autora: Magdalena Merino Salán ( Matrona) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario